viernes, 11 de julio de 2014


La relación entre las cosas y la palabra que las nombra no rinde. 
Palabra que nunca asomará por horror a sí misma, la lengua en la locura haciendo señas. Oigo poemas que no se escribirán. 
Se trata de que lo que hay que decir no está dicho. De la poesía al poema
ir cómo.
Las poses de la palabra bello no ocultan su vacío.
Lo que se fue se fue, pero deja su fue. 
La memoria sigue dando de comer.
¿Cuánto cabe en una palabra?


Juan Gelman
Nadie escribió nunca un libro. Sólo se escriben borradores. Un gran escritor es el que escribe el borrador más hermoso.

Abelardo Castillo
Sin saber hacia qué lado de la vida huir huyendo de la vida llegamos al país de la lluvia. Nadie nos había hablado de las sombras subalternas que se pudren bajo las farolas, ni del lento reloj del miedo que se para en un corazón cualquiera. 
No sabíamos nada del invierno. ¿Desde cuándo vivíamos en el puro olvido? Empezó a llover. El viento agitaba las banderas del cielo, rectángulos de la nada, penachos de nubes sin rendirse que arrastraban vectores azules, insidiosas sumas de probabilidades. El mundo se llenó de charcos, agujeros del tiempo, bosque, asechanza. Nos perdimos. En algún momento dejamos de percibir nuestros reflejos, pero para entonces ya habitábamos los palacios del deshielo.


Carlos Reyman Güera
And his dark secret love
Does thy life destroy.

William Blake